«Las fuerzas represivas están creciendo en su autogobierno»

En el marco del cierre del ciclo Actividad Sindical y Seguridad, organizado por la Fundación Germán Abdala y las Juntas Internas de ATE del Ministerio de Seguridad y del Instituto Universitario de la Policía Federal Argentina (IUPFA), la Diputada Nacional y ex Ministra de Defensa Nilda Garré destacó el retroceso en las políticas públicas de seguridad desde la llegada de Cambiemos y denunció la falta creciente de control político de las fuerzas policiales y militares, que se expresó brutalmente en la desaparición forzada de Santiago Maldonado.

“El Gobierno está peligrosamente alimentando la idea de que existe un enemigo interno, cuando no hay amenaza real ni siquiera hechos de violencia significativos, con los mismos procedimientos que inauguraron una etapa oscura en nuestro país”, cuestionó Garré y señaló que uno de los objetivos es generar miedo en la sociedad para incrementar el reclamo de orden y cercenar libertades, mientras en el plano económico el ajuste recae sobre los sectores populares.

En este sentido, la ex embajadora de la Argentina en Venezuela y en la OEA analizó la complicidad de los medios hegemónicos en esta estrategia y con cierta ironía citó una burda nota periodística en la que se estigmatiza a la agrupación Resistencia Ancestral Mapuche al afirmar que está compuesta por “anarquistas, kirchneristas, trotskistas, organismos de derechos humanos y sindicatos combativos”. “Me dijeron muchas cosas, pero anarquista no me habían dicho nunca”, dijo, ante la risa de los más de 100 compañeros y compañeras presentes.

A su vez, Garré se refirió a los desafíos que implica democratizar y transparentar las distintas fuerzas represivas del Estado, como la Policía Bonaerense, que no es otra cosa que un “ejército de 60.000 personas muy buen armadas y además esparcidas en todo un territorio”, y denunció que nada de eso se puede hacer si no se aumenta el control político de las mismas. “Hoy los avances que habíamos hecho están sufriendo un retroceso y las distintas fuerzas están creciendo en su autogobierno”, lamentó.

Durante cuatro encuentros, el ciclo Actividad Sindical y Seguridad buscó ser una instancia para reflexionar sobre qué seguridad necesitamos las y los trabajadores y debatir acerca del vínculo entre las políticas de seguridad y la democracia, los derechos humanos, las políticas de Género y las problemáticas de la actividad sindical.